¿Transformación digital o evolución digital?

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

¿Por qué la transformación digital sigue siendo tan difícil hoy en día? Se viene hablando desde hace más de una década y no hay grandes casos de éxito. Las empresas de hoy, a menos que tengan éxito en la transformación digital, se volverán irrelevantes. Pero la transformación digital es costosa, difícil y la inversión requerida puede ser necesaria con mayor urgencia en otras áreas de la empresa a corto plazo.

Quizá sea por que para tener éxito en la transformación digital, toda la empresa debe participar. Requiere de cambios radicales y la implantación de modelos comerciales, actividades, procesos y competencias nuevos para aprovechar al máximo las oportunidades que pueden ofrecer las tecnologías digitales. Pulsa aquí si deseas saber más acerca de como podemos asesorarte.

Los fracasos provienen de expectativas poco realistas, alcance limitado, mala gobernanza y subestimación de las barreras culturales.

Hay un patrón que se repite en aquellas empresas que han conseguido transformarse: invierten temprano en talento digital y trabajan para conseguir el equilibrio entre capacidades y tecnología. Capacidades como flexibilidad, velocidad y productividad, les permiten crear nuevos productos digitales y establecer modelos comerciales más eficientes que integran toda su cadena de valor.

¿Cómo gestionar cambios organizativos radicales afectados por tecnologías disruptivas?

Ser precavido a la hora de adoptar nuevas tecnologías digitales, a priori, parece que reduce el riesgo en el corto plazo, en términos de coste y talento. La realidad es que aumenta el coste de oportunidad, se incrementa el riesgo comercial y disminuye la competitividad. A medio o largo plazo, la empresa muere.

Aunque es cierto que la mayoría de directivos están apostando o presionando en sus empresas para introducir las tecnologías claves en sus agendas de inversión, no están sabiendo lidiar con las dificultades y complejidades del cambio organizacional asociado. De hecho, la mayoría de los retos provienen de problemas de gestión y organización, no tecnológicos. No podemos empezar la casa por el tejado (la tecnología), debemos empezar por las personas. Se necesita liderazgo firme y convencido de la transformación, una mentalidad digital y conseguir que nuestra organización se convierta en un polo de atracción para el talento digital.

También es importante. adoptar un enfoque evolutivo de la digitalización. Olvidemos la palabra transformación y vayamos por partes. Dividamos nuestro negocio en unidades funcionales esenciales y trabajemos de manera holística, individual y gradual cada una de ellas, para que encajen entre sí con el tiempo y den forma a la versión digital de nuestro negocio.

Desde el punto de vista directivo, se necesita una estrategia empresarial más dinámica. Se deben fijar objetivos claros y priorizarlos en el tiempo. El talento debe ser nuestro recurso clave principal y la atracción del mismo nuestra actividad clave número uno. Las personas roles y responsabilidades claros y ponen un «propietario» a cargo de cada iniciativa de transformación.

No hay tecnología, que sea una solución milagrosa.

Es cierto que la mayoría de las grandes empresas han implantado tecnologías digitales, pero muy pocas se han convertido en negocios digitales. La tecnología por sí sola no es la solución. Implantar un ecommerce no digitaliza tu negocio. Es simple y llanamente un parche digital a tu estrategia comercial tradicional.

Las organizaciones han descuidado la inversión en procesos de gestión del cambio, formación y capacitación de las personas. Como decíamos anteriormente, sin las personas la estrategia de transformación digital sirve de poco.

A todo lo anterior debemos poder aplicar imaginación y creatividad para crearnos la imagen de nuestro negocio basado en las tecnologías digitales. Esta capacidad para imaginarnos la disrupción de nuestro propio modelo es crucial para construir las nuevas ventajas competitivas que necesitaremos en el futuro y para defendernos de nuestros próximo competidores. Nos referimos a personitas que justamente ahora estén empezando a leer, pero ya sean expertas en utilizar un dispositivo digital.

Queda mucho trabajo por hacer para que las empresas mejoren su competitividad, mejoren la eficiencia de sus operaciones, potencien la resiliencia de su organización y se conviertan en negocios digitales. Pulsa aquí si deseas asesoramiento.

El éxito necesita un planteamiento estratégico

En definitiva, los cambios han venido para quedarse, pero las ventajas de la economía digital tanto para las personas como para las empresas son innegables. No obstante, para que las empresas lleven a cabo una transformación digital exitosa, es necesario plantearse y diseñar una reestructuración del negocio antes de llevar a cabo la implementación de las nuevas tecnologías. Es decir, tan solo el utilizarlas no implicará una transformación. Si quieres comenzar con esta transición y tienes dudas al respecto, contacta con nosotros y cuéntanos. Podemos asesorarte. ¡Te esperamos!

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia empresarial, innovación y desarrollo de proyectos. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...