Por qué el liderazgo innovador mejora los resultados en tiempos de crisis

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

La lista de empresas que no han alterado su estructura o forma de trabajar en este nuevo entorno post-COVID19 es cada vez más larga, incluso en el ámbito tecnológico. En todos los sectores, hemos visto compañías perder posiciones de lo que llamamos ‘liderazgo innovador’ que alguna vez parecieron inexpugnables. Y el nuevo contexto provocado por la pandemia ha acelerado este proceso.

Y tú, ¿eres un espectador que observa cómo cambia el mundo a tu alrededor o quieres ser uno de los líderes que nos enseñen sobre cómo innovar en la empresa? Con esta pregunta nos gustaría llegar hasta tu mente y ayudarte a pensar a lo grande. Para ello, hemos identificado las claves necesarias para acompañarte en este proceso y ser capaz de interceptar cualquier crisis y sobreponerte a ella.

La necesidad de velocidad

La velocidad del cambio y las acciones prospectivas deben amplificarse enormemente. Esta es una lección sumamente importante para todas las organizaciones. Nadie puede tener la certeza de que su dominio en el mercado puede ser sustituido por una empresa que logre estar más en sintonía con los cambios de comportamiento o demandas de los clientes.

Tomemos como ejemplo una empresa como Tesla, que soportó un largo período de pérdidas antes de que la industria de automoción compartiera finalmente su visión. O el caso de Netflix,  cuyo planteamiento ha redefinido el mercado del entretenimiento en el hogar del siglo XXI a pesar de sus deudas multimillonarias. ¿El factor común? Una empresa sólida y resistente con la confianza suficiente en su visión de mercado y con la voluntad para anteponerse ante el fracaso.

En este sentido, a menudo, los líderes innovadores son más hábiles para comunicar una idea simple y persuasiva, una que resuelva el problema de un cliente o minimice un punto débil en su propio negocio. Pero ahora la velocidad del cambio es clave para la supervivencia. Es decir, hacer las cosas rápido y hacerlas bien. En resumen, no se necesita solo una idea disruptiva, sino también la voluntad y la determinación para llevarla a cabo. Tanto en las fases más iniciales como cuando los resultados no acompañan.

La necesidad de tomar decisiones claras y ágiles

Especialmente en tiempos de incertidumbre, tanto los empleados como los los clientes valoran la transparencia de la estrategia. Esto es, mensajes claros que demuestren que realmente comprendes tanto tu negocio como el mundo en el que opera, así como tus decisiones en un futuro cercano. Un ejemplo de ello son las medidas a corto y medio plazo que han tomado millones de empresas en todos los sectores durante los últimos meses y que han compartido con su comunidad.

Al hilo de este punto, las decisiones más difíciles que conlleva una crisis son generalmente mundanas, pero muy importantes. De hecho, las más frecuentes que hemos visto en el último año han sido sobre comunicaciones, logística, capacitación y fuerza laboral. Además de ofrecer descuentos, las empresas han tenido ideas audaces para modificar sus servicios o productos para que fueran más valiosos para sus clientes que se vieron afectados por tiempos inciertos.

La lección clave es que si estás fuertemente alineado con una decisión simple, ágil y convincente, será suficiente para transmitirla al resto de empleados y lograr que se comprometan con ella, respondan a los cambios que implique y hacerlo todo mejor. Esta es la razón principal por la que las empresas mejor posicionadas deben adoptar este liderazgo innovador y moverse rápidamente hacia el cambio. Y para ello, la audacia es la clave.

La necesidad de ser resilientes

Otro aspecto que caracteriza a un liderazgo innovador es la capacidad para hacer frente a interrupciones importantes e imprevistas.

Solo hace falta echar la vista atrás para comprobar cómo la pandemia ha señalado la importancia de la digitalización de la sociedad y el acceso a la nube desde cualquier lugar. De hecho, el confinamiento forzó a millones de personas a trabajar desde casa y a colaborar en línea de una forma sin precedentes hasta el momento. La tendencia hacia soluciones móviles, más flexibles y remotas ha sido constante durante los últimos años, pero la crisis aceleró su adopción a escala global.

En resumen, podría decirse que el nuevo contexto expuso las debilidades de algunas empresas y mercados globales. Pero en respuesta a esto, las organizaciones han actuado de forma resiliente y han logrado absorber y adaptarse con éxito a nuevos desafíos.  Por ello, más que nunca, los líderes innovadores deben ser mucho más resistentes, innovadores y adaptables al cambio. La innovación exige cosechar el éxito tanto en los malos como en los buenos tiempos.

La necesidad de aprovechar el Big Data

Es importante comprender cómo están cambiando los indicadores comerciales a medida que el mundo lidia con el impacto de la crisis. Igualmente, es fundamental conocer dónde es probable que esté el mercado el día de mañana y qué datos de clientes son los más relevantes. El verdadero liderazgo innovador utilizará esta información para diseñar una estrategia comercial específica para los usuarios e incrementar la oportunidad de venta.  

Para ello, una forma de mantenerse a la vanguardia es recurrir al Big Data, la inteligencia artificial (IA) y el análisis predictivo, no solo para recopilar la información relativa a la clientela actual, sino también para predecir el comportamiento futuro de los consumidores. Y en este sentido, cada empresa es una valiosa fuente de datos para llevar a cabo modelos analíticos y de aprendizaje automático que pueda usar para predecir picos de venta y momentos más recesivos en la demanda de productos.

En definitiva, ¿sabes donde están los riesgos en tu propio negocio o en el mercado en el que comercializas tu actividad? ¿cómo movilizas tu fuerza laboral para dar visibilidad a lo que estás haciendo y cómo lo mides? ¿conoces el impacto de cada acción que llevas a cabo desde tu empresa? Ser capaz de responder a todas estas preguntas puede ayudarte a alcanzar ese liderazgo innovador, y no solo para sobrevivir en ante las peores circunstancias, sino para prosperar con ellas.  Si no sabes por dónde empezar este proceso o te has quedado a medio camino, no dudes en contactar con nosotros. Te ayudaremos a dar el cambio que tu negocio necesita para hacer frente a los nuevos avances en tu sector y te guiaremos en la implantación de procesos transformadores.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...