Open innovation: colaboración entre empresas y startups.

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Velocidad, flexibilidad y mucha open innovation. Son términos que han invadido las conversaciones dentro del entorno empresarial. Fundamentan la opinión tanto de los empresarios como de los equipos gestores o directivos. Detrás de estas palabras no faltan intenciones. Hay prisa por adaptar el modelo de negocio y situarse en las condiciones más ventajosas dentro de la economía digital. La evolución del negocio es fundamental para seguir desarrollando una estrategia empresarial de crecimiento.

La necesidad de innovar de manera abierta

La transformación digital y la gestión del cambio se han convertido en la preocupación más importante para cualquier gestor. Porque se trata de la supervivencia, pero también de estar preparado para afrontar todo lo que viene. Todas las empresas y, ahora sin excepción alguna, destinan fondos para impulsar sus estrategias corporativa. Incluso, forman unidades de open innovation para acelerar la innovación y la transformación del negocio. Porque la transformación es elemento fundamental para aportar más más frescura a la estrategia empresarial y, sobre todo, para aumentar la efectividad y la velocidad en las estrategia de innovación.

Sin embargo, la innovación transformacional y los modelos de open innovation representan una dificultad de gestión para las empresas. Porque implica hacer cosas diferentes y trabajar de manera distinta. Además, requiere más talento y nuevas competencias, menos aislamiento y más colaboración con otros ecosistemas empresariales, mayor ambición y exposición al riesgo y, sobre todo, un modelo de gestión orientado a la transformación del negocio y sin las limitaciones de un modelo orientado a la explotación del negocio core.

Estas razones son las que suelen motivar el fracaso de las unidades de open innovation. Sin embargo, para que un modelo de open innovation funcione y tenga éxito, el diseño de estructuras de gobierno y de gestión del portfolio de innovación debe ser radicalmente distinto al tradicional. Es de vital importancia alinear estrategia, inversiones y expectativas, admitiendo altas dosis de incertidumbre. Preparar al equipo gestor para la gestión del riesgo y las dinámicas motivadas por las velocidades y el vaivén propio de un entorno de proyectos colaborativos y de carácter más disruptivo o experimental.

Beneficios de la open innovation

La colaboración entre la industria tradicional y el ecosistema de emprendimiento ha generado un entorno donde se maximiza el potencial de las sinergias, se desarrolla el talento, se crea empleo, y sobre todo se acelera la innovación y la transformación digital. Es un espacio de encuentro donde la experimentación estratégica conecta a las empresas más consolidadas con aquellas que resultan de reciente creación.

Esta convergencia entre las grandes empresas y las startups funcionan perfectamente siempre y cuando haya una filosofía de trabajo basada en el win-win. Si ganan ambas partes, gana cada una de ellas de manera independiente y por tanto surge el compromiso. Porque la ganancia como fruto de la colaboración está muy clara para ambas. Las empresas grandes necesitan entrar en nuevos mercados, con mayor agilidad y frescura, y las startups, necesitan capital, clientes y el acceso a los canales de distribución dominados por las grandes empresas. El potencial de sinergia es sobradamente identificado.

La suma multiplica

Para que la relación de una startup y una empresa tradicional sea buena, hace falta el entendimiento de ambas partes, que tienen filosofías y cultura de trabajo muy distintas. Este representa el primer y más importante obstáculo de todos. La visión del mundo no es la misma para una empresa consolidada que para una startup. La primera funciona con criterios de los flujos de caja y con un modelo de gestión estable y riguroso, y la segunda, tiene el propósito de reventar el mercado y cambiar las reglas del juego. Indudablemente, el éxito empieza cuando se produce una convivencia inteligente de dos organismos vivos que son completamente distintos. La suma de ambos convierte a un simple equipo de innovación en un equipo de alto rendimiento.

Para que la unidad de open innovation progrese en el medio plazo, debe salvarse el segundo obstaculo. La visión de la estrategia, las operaciones y las finanzas debe ser compartida en los proyectos colaborativos, pero no debe condicionar la autonomía estratégica y el funcionamiento independiente de ambos organismos. La colaboración entre empresas y startups es exitosa cuando el modelo de trabajo se construye con sentido de sinergia (industrial, comercial, financiera…), y cuando se compatibilizan las culturas, rutinas y competencias de las dos empresas.

Casos de éxito. Aprende de nuestra experiencia

En THE FLASH CO tenemos la experiencia de crear modelos de colaboración entre grandes empresas y startups. Liderando y asesorando durante los procesos de colaboración y gestión de proyectos. Asesorando para potenciar las sinergias de ambas compañías y maximizar los resultados de la estrategia empresarial.

Nuestro cliente, una marca líder en la categoría de bebidas alcohólicas se encuentra en un proceso de diversificación y el objetivo del proyecto era entrar en un nuevo segmento de consumo dentro de la categoría de los refrescos. El proyecto consistía en crear un nuevo concepto de bebida natural para entrar en el línea de refrescos con una oferta más natural y sexy.

Nuestro cliente, sin embargo, no cuenta con el conocimiento, ni las capacidades industriales, ni agilidad para innovar en esta clase de bebidas, y por tanto, era imposible desarrollar un proceso de innovación orientado a esta categoria.

¿Cómo lo hicimos?

Desde THE FLASH CO propusimos abrir el proceso de innovación mediante la colaboración de startups. Identificamos a varias startups y seleccionamos a la idónea para colaborar. El proceso de selección se apoyó en una due dilligence y en la evaluación del potencial de conocimiento y la capacidad industrial para prototipar bebidas rápidamente. Esto fue fundamental para orientar el proceso de innovación al consumidor y validar los diferentes conceptos creados. La colaboración redujo en un 40% la duración del proyecto y, sobre todo, permitió compartir la inversión y el riesgo de los ensayos en el laboratorio.

El resultado no solo fue excelente, sino que se superaron todas las expectativas. Sin duda, el éxito en esta colaboración fue motivado por el buen entendimiento, la compatibilidad de los objetivos empresariales y el buen desarrollo de un proyecto que permitió maximizar el valor de la innovación en los dos sentidos. La open innovatión es un instrumento complejo pero altamente poderoso cuando se saben gestionar las diferencias y la alineación de los equipos para trabajar en los objetivos comunes.

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia empresarial, innovación y desarrollo de proyectos. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...