Matar moscas a cañonazos: el futuro del marketing es micro

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

El dilema del marketing masivo

En el viejo mundo, en el mundo de los medios de comunicación masivos, los responsables de marketing invertían ingentes cantidades de recursos en generar contenido y conseguir llegar al máximo número de espectadores. Se tenía la esperanza de que, aunque el porcentaje fuera muy pequeño, en valores absolutos el impacto conseguiría transformarse en ventas para la compañía. Es decir, se mataban moscas a cañonazos. No lo estamos criticando, ni mucho menos, era la mejor estrategia empresarial, dado los medios de los que se disponía.

Pero, en el mundo actual (menos viejo que el anterior), no es necesario actuar así. Sin embargo, muchos departamentos de marketing, quizá por la inercia histórica y su experiencia, aún siguen actuando así. No nos referimos a seguir usando los medios masivos, sino a utilizar internet como un medio masivo. Aquí, lamentablemente, debemos ser más críticos.

Las cosas se pueden hacer diferente, actuar de manera más inteligente. Ahora hacemos negocios en una época en la que es mucho mejor ser todo para la persona adecuada que intentar ofrecer algo para todos. Paradójicamente, la tecnología digital nos permite retroceder 150 años, cuando las tiendas ofrecían los productos que sus vecinos necesitaban. Ahora en la economía digital, igual que entonces, podemos ofrecer a cada persona, lo que individualmente está pidiendo. De esto va el micro marketing.

5 principios básicos del micro marketing

La verdad completa es que el micro marketing no solo cambia nuestra manera de pensar estratégicamente, sino que cambia también nuestra manera de actuar, influyendo la manera en que vamos al mercado y las formas en que nos relacionamos con nuestros clientes y viceversa, como los clientes se relacionan con nosotros. A continuación os explicamos como:

De comunicación masiva a comunicadores en masa

Dentro de la categoría de los influencers, existe un patrón que se define por su grado de conocimiento en una determinada materia, categoría de producto, etc.. Estas personas, con muy pocos medios, transparencia y naturalidad son por sí mismos medios de comunicación. Establecen auténticos canales de comunicación con sus seguidores e influyen en el seno de las “microculturas” de nuestra sociedad. Muchas marcas ya los utilizan como canales de comunicación, que tienen la ventaja de dirigirse de manera quirúrgica a un perfil muy determinado cuyas aficiones y necesidades se conocen.

De la red de medios al efecto de la Red

Cualquiera que tenga un móvil con cámara puede producir y distribuir contenido a través de sus redes sociales. Las recomendaciones de su círculo de confianza (amigos, familia, etc…) gozan de una veracidad absoluta frente a cualquier anuncio publicitario de una marca.

Las marcas deben crear contenido y mensajes de manera creíble, que estén alineados con los intereses de los usuarios. Se debe trabajar con la idea de interacción y la bidireccionalidad, de manera que se permita el diálogo franco y de tú a tú entre marca y potencial cliente.

De la interrupción a la interacción

Interrumpir con anuncios el disfrute de un contenido en internet es la mejor manera de destrozar la imagen de marca de tu empresa. Si quieres captar la atención de posibles clientes y conducirlos hasta el momento de la verdad, la venta, se ha de ser generoso, entregar contenido de valor, diseñar ofertas que le atraigan a tu gama de producto / servicios, etc… En definitiva, generar interacción y valor de manera transparente y coherente.

De prime time a real time

Hoy en día es más rentable luchar por ocupar tiempo real de los consumidores que invertir en colocar tus anuncios en horarios de máxima audiencia. Por ejemplo, existen blogs especializados en muchas temáticas, que pueden ser plataformas de difusión de tus nuevos productos o servicios. A través de ellos, puedes entablar diálogos con posibles clientes y recoger valiosos insights para tus procesos de I+D. No hace falta decir que ni el mejor anuncio de la Super Bowl te da esa información tan valiosa.

De la notoriedad a la atención

En la teoría, los impactos que se logran en los medios pagados (radio, televisión, prensa,…) y en los medios ganados (foros, blogs,…) generan lo que se llama la notoriedad de marca, es decir, cuanto de relevante es tu marca en la mente de los consumidores frente a la competencia. Volvemos a matar moscas a cañonazos. Lo más inteligente es invertir en captar la atención de los consumidores creando contenido atractivo y de valor. Para lograrlo necesitamos innovar (contar historias de manera diferente), participar en blogs, permitir la interacción y cuidar a los seguidores más relevantes.

El éxito necesita un planteamiento estratégico

En definitiva, los cambios han venido para quedarse, pero las ventajas de la economía digital tanto para las personas como para las empresas son innegables. No obstante, para que las empresas lleven a cabo una estrategia empresarial exitosa, es necesario plantearse y diseñar una reestructuración del negocio antes de llevar a cabo la implementación de las nuevas tecnologías. Es decir, tan solo el utilizarlas no implicará una transformación. Si quieres comenzar con esta transición y tienes dudas al respecto, contacta con nosotros y cuéntanos. Podemos asesorarte. ¡Te esperamos!

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia empresarial, innovación y desarrollo de proyectos. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...