Digitalizar el marketing: base para aumentar los ingresos.

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

El trabajo de los directivos de marketing siempre ha sido intenso, frenético y muy dinámico. Es lo que tiene combinar el volumen de gestión diaria del área de marketing, con el lanzamiento de iniciativas específicas para promover estrategias ofensivas o defensivas, o incluso ambas al mismo tiempo. Un marketing efectivo debería conseguir vender más, o al menos, vender con mejores resultados y condiciones. Eso se consigue uniendo marketing y tecnología, es decir, digitalizar el marketing.

Digitalizar el marketing clave en los resultados

Las disciplinas tradicionales del marketing como son la gestión de la cartera de productos, las estrategias de precio o el diseño de modelos de comercialización efectivos, siguen siendo fundamentales para impulsar las estrategias de crecimiento. La cuota de mercado, la cuota de penetración en el canal, la evolución de las ventas o la notoriedad de marca, son métricas que resultan una obsesión para cualquier responsable de marketing y básicas para poder digitalizar el marketing.

Sin embargo, a medida que el desarrollo de negocio transcurre en entornos digitales y se accede a nuevas fuentes de datos para su procesamiento, el negocio está más vivo que nunca y gira en torno a nuevos referentes. El buen marketing seguirá teniendo mucho de olfato y parte de ciencia, pero podría correr el riesgo de ser ineficaz si la actividad y del modelo de trabajo no adopta una base tecnológica. El departamento de marketing ha sido el primero en sufrir disrupción en su funcionamiento, y como tal, está obligado a librar su propia digitalización. El mundo y los clientes son digitales, y los modelos de marketing B2B o B2C están obligados a digitalizar el marketing y sus operaciones.

Una estructura operativa para gestionar las interacciones

Además de seguir requiriendo las capacidades tradicionales para lanzar iniciativas al mercado, el valor fundamental del marketing, hoy, es unir la estrategia e interacción continua con los clientes. Las expectativas, las experiencias y las relaciones con los clientes son el motor principal crecimiento en las empresas. Las operaciones de marketing se deben de organizar en un nueva plataforma operativa diseñada para interactuar y conocer a los clientes de manera eficiente y productiva. Es la base para hacer buen marketing, además, más barato y productivo.

Cada bit de información que surge en los canales de comercialización, produce una interacción y una reacción de los clientes. Y al contrario. Cada interacción que inician los clientes en el canal es una nueva oportunidad para procesar información y crear una acción de marketing automatizada en base a un objetivo. La suma de todos estos puntos y fluyen alrededor de la relación con el cliente son la base de evolución de la estrategia de marketing. El marketing está dejando de ser una ciencia para convertirse en una tecnología concreta, más eficaz y productiva que el simple olfato. También más barata y escalable.

De la venta a la inteligencia

Solo importan dos cosas en el marketing estratégico. Conocer a tu cliente mejor que la competencia y actuar más rápidamente que tu competencia partiendo de ese conocimiento. Por eso los procesos de marketing deben ser redefinidos y orientados a la demanda. Es necesario evolucionar el modelo de marketing tradicional de venta hacia un modelo de marketing de interacciones cuyas operaciones integran tecnología. Los modelo de marketing tradicionales interrumpen, solo les interesa la venta. Los nuevos modelos de marketing usan la inteligencia artificial y la automatización para aprender del cliente y, por tanto, vender más y vender mejor. La inteligencia y digitalizar el marketing aumentan el potencial de ingresos y hacen más eficiente las acciones de marketing.

Nuevas capacidades productivas: los datos

Es cierto que los sistemas de información tradicionales siempre han aportado ingentes cantidades de datos, sin embargo, dicha información situaba a la empresa en un contexto de pasado. La captación de datos y el análisis estaba pensada para el control de la gestión y no desviarse de los objetivos. Sin embargo, esa información resulta insuficiente para diseñar una estrategia empresarial de crecimiento y con visión presente. En la economía digital el poder de la información y, sobre todo, la captación y el proceso de datos es una capacidad productiva fundamental. Sin datos es imposible desarrollar un modelo de marketing con una orientación al crecimiento. Sin tecnología es imposible diseñar el modelo de operación.

Marketing y tecnología

El diseño procesos y operaciones de marketing automatizadas permite una operativa más autónoma y escalable, más flexible y ágil. Y sobre todo, la optimización de presupuestos marketing. Los equipos de marketing han empezado a desarrollar la capacidad de predecir escenarios gracias al uso de la inteligencia artificial. El aprendizaje y la predicción está siendo imprescindible para orientar cualquier acción de marketing tradicional y garantizar su eficacia. Por ejemplo, la analítica avanzada y la predicción permiten anticipar el comportamiento de la demanda, desarrollar servicios personalizados, lanzar una campaña promocional a un audiencia determinada, mejorar las ventas cruzadas, etc. En marketing, prácticamente todo, es velocidad de acción para comprender la realidad y diseñar acciones especificas e inmediatamente. Por eso el marketing es tecnología, o lo más parecido al cerebro de la Elisabeth Harmon en Gambito de Dama. Y cabezas como las de Harmon, prediciendo un árbol de eventos y posibles escenarios de respuesta, al mismo tiempo que transcurre el juego, no hay muchas.

Sumar multiplica

Al adoptar un enfoque tecnológico, digitalizar el marketing, automatizar las operaciones y orientar las decisiones los datos provocados por las dinámicas de las interacciones, los especialistas de marketing están ganando tiempo y velocidad en la ejecución en cada acción de marketing. Esto no quiere decir que la tecnología sustituya al ser humano, sino que la combinación de ambas capacidades, tecnología y personas, eleva el marketing a un modelo operativo superior.

A los roles y funciones especializadas del marketing tradicional se suma la necesidad de incorporar una cultura digital y la incorporación de personas con nuevos conocimientos en campos tan emergentes como son la Data Science, Data&Analytics, Traffic Management, compra programática, generación de contenido, etc.. Un nuevo modelo de marketing es, ante todo, una nueva forma de interactuar con el mercado.

Reinventa el modelo de marketing

Digitalizar y crear un modelo de marketing de plataforma es la única fórmula para impulsar el crecimiento. Por eso, en THE FLASH CO nos centramos tanto en definir la estrategia de marketing e integrar tecnologías digitales en tu modelo operativo.

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia digital, marketing y tecnología. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...